Estamos saturados de información. Todos nos apuntamos al carro de hacer eventos para poder dar una imagen externa o interna con la finalidad de captar nuevos clientes, fidelizarlos o posicionar la marca, entre otros objetivos. Pero, muchas veces no somos ni innovadores ni desprendemos el bueno rollo que desearíamos. ¿Y qué tenemos que hacer? Pues eso, innovando, marcando tendencia y hacer algo distinto al resto. Y el Design Thinking puede ser un buen aliado.

 

¿Qué es el Design Thinking?

Design Thinking, traducido al español es “Pensamiento de Diseño” y para decirlo en otras palabras, es el método de pensamiento en el que se basan los diseñadores para tener nuevas ideas.
Es una metodología el objetivo de la cual es generar ideas innovadoras escuchando las necesidades de las personas con la finalidad de satisfacerlas.

 

¿Cómo funciona?

El Design Thinking es una metodología que consta de 5 pasos, que podemos aplicar dentro del mundo de la organización de los eventos:

 

1. Empatizar

 

Es primordial escuchar y entender qué es lo que el usuario necesita. No solamente escucharlo y saber lo que quiere, sino ir más allá y buscar sus principales motivaciones personales y colectivas. Solo sabiendo esto seremos capaces de llegar a satisfacerlos del todo. Así, para saber qué es lo que el público espera de tu evento, ¿por qué no pruebas de hacer encuestas o hacerlos participar en vuestras discusiones con la finalidad de escucharlos? Seguramente os van a aportar muchas ideas que no habíais tenido en cuenta al principio, además de dar a la diana de sus necesidades y saber cómo satisfacerlas.

 

PRO TIP: ¿Por qué no pruebas de crear una app de tu evento que, entre otras funciones, te va a ayudar a ponerte en contacto con los asistentes y saber qué es lo que esperan y desean? Además, con la funcionalidad de encuestas podrás escucharlos a todos y preguntarles todo lo que te interesa saber sobre ellos. Si te interesa, no dudes en pedirnos una demo de la app de tu evento de Meetmaps.

 

2. Definir el problema

 

Muy relacionado con el paso anterior, solamente necesitas localizar cuál es nuestro objetivo o el problema a solucionar y podremos lograr lo que queremos. Tenemos que tenerlo bien definido de tal modo que a partir de ello sepamos los medios y las herramientas a partir de los cuales podremos realizar nuestra tarea. Así, a la hora de organizar tu evento, tienes que tener muy claro cuál es el objetivo de tu evento, ya sea para captar nuevos clientes, para fidelizar los actuales o para anunciar una novedad o producto. Si tienes esto claro, sumado al saber qué es lo que necesita y espera tu público objetivo, seguramente te vas a aproximar más a ellos y irás acotando por donde tiene que ir los tiros a la hora de organizar un evento diferente e impactante.

 

3. Generación de ideas

 

Pensar, pensar varias soluciones a lo concretado en el apartado anterior. Para esto, cabe decir que se necesita un alto grado de participación de todo el equipo de organizadores y tener en cuenta que hasta aquellas ideas más descabelladas tienen su sitio dentro del brainstorming. Nadie es mejor que nadie ni nada es mejor que nada. La imaginación no tiene límites. ¿Por qué no hacéis un brainstorming de todas las ideas, temáticas o actividades que pensáis que se podrían llevar a cabo teniendo siempre en cuenta el público objetivo, sus necesidades y el objetivo de tu evento? Seguramente si sumáis algunas de las ideas que tengáis vais a llegar a una idea genial y creativa a través de la cual desarrollar toda la organización del evento. ¡Ahora el Design Thinking ya va tomando las riendas del asunto!

 

4. Prototipar

 

Es el momento de llevar a la realidad las ideas obtenidas en el paso anterior. Haz que la idea se convierta en algo tangible, cosa que te va a ayudar a darte cuenta si se puede llevar a cabo o no. Pero, ¿se puede prototipar algo que no es físico, sino un servicio? Pues la respuesta es sí, y además a través de un montón de técnicas. Pero nosotros os explicamos la que nos gusta más: el Service Roleplaying. Consiste en que los distintos miembros de la organización del evento vayan tomando distintos roles, como si de actores se tratara. Mediante el diálogo entre ellos, se pueden ir tomando notas de distintas cosas que se tienen que tener en cuenta y permite diseñar, elaborar y mejorar la experiencia del evento.

 

5. Testear

 

O mejor dicho, lanzar el evento una vez ya ha sido aprobado durante la fase de prototipado. Ahora es el momento de trasladar la idea al usuario. Es hora de poner en contacto la idea creativa con el destinatario. ¿Satisface sus necesidades?, ¿Le gusta?, ¿Es lo que se esperaba?, ¿O mejor?, ¿O peor?, ¿Se siente cómodo?, ¿Va a hablar positivamente de él? Tal vez alguno de sus planteamientos nos hace dar cuenta que hemos hecho algo mal y que aún somos a tiempo de arreglarlo y modificarlo para perfeccionarlo. Y sino es el caso, tenerlo en cuenta para próximas ediciones. Pero seguro que si hemos hecho todos los pasos anteriores, el Design Thinking va a dar sus propios resultados ?

 

Dicho está pues. Ahora te toca trasladar el Design Thinking a la hora de organizar tu evento. Explosiona al máximo tu ideas y crea conceptos nuevos y notarás la diferencia. ¡Muchas gracias y hasta pronto!

 

 

Otros posts que te pueden interesar: