¿Cómo sabemos si un evento es de buena o mala calidad? Muy fácil, echando una rápida ojeada a la lista de speakers y a los asistentes destacados. No importa el tamaño ni modelo del acontecimiento, lo que importa es la respuesta a la pregunta “¿Y quién más va?” que debe ser atractiva.

Las empresas que organizan “branded conferences”, es decir eventos que pretenden añadir valor a una marca más allá de los productos o servicios que ofrece, siempre se centran en anunciar por todo lo alto a los líderes de la industria que protagonizarán el evento.

¿Y eso por qué?

Pues porque saben que sus seguidores les seguirán allí donde estén. Funciona igual que los fans que recorren el mundo entero para seguir a su grupo de música favorito. No importa el lugar, importa quién va.

De este modo, las marcas que se encuentran detrás de estos eventos y que saben elegir quiénes lo protagonizarán, se perciben como marcas que están a la última en nuevas tendencias, convirtiéndose de este modo en organizaciones referentes dentro de su industria.

Lógicamente, conseguir que los influencers acepten participar en tu evento, es todo un reto. Pero el esfuerzo merece la pena ya que estos te abren las puertas a mayores oportunidades para atraer a futuros clientes, “brand ambassadors” y potenciales socios comerciales para posteriores eventos.

Por lo tanto, confirmar la asistencia de algún “nombre top” del sector, debe ser prioridad número uno.

Pero, ¿quiénes son estos influencers?, ¿dónde encontrarlos?, y ¿cómo les puedes convencer para que asistan a tu evento?

Mucho antes de que puedas identificar e invitar a los influencers, debes determinar la audiencia correcta. Esto puede parecer de sentido común, y lo es, pero no deberías pasarlo por alto.

Muchas veces las empresas se relajan demasiado con su imagen de marca para el evento, contenido y lista de invitados ya que es más fácil y cómodo reciclar el evento del año anterior. Pero si no quieres quedarte atrás, pregúntate, ¿Qué objetivo quiero conseguir este año? Esto te ayudará a marcar las metas, definir nuevas estrategias y a identificar la audiencia correcta.

¿Y qué audiencia me conviene? Debes atraer a una audiencia que sea receptiva con tu marca y comparta sus experiencias con todo su entorno. Debes pensar en personas que seguramente se convertirán en embajadores y proporcionarán una interacción natural y retroalimentación tanto durante el evento como después.

No lo hagas solo

Las marcas que consiguen mejor ROI con los eventos son aquellas que obtienen el apoyo de otras partes interesadas en la industria. Primero, empieza con la búsqueda de colaboradores – otros negocios o personalidades de la industria cuya fuente de beneficios sea el mismo target que el tuyo.

Piensa en ellos como tus cofundadores, alguien que comparte tu visión y que está dispuesto a igualar tu participación y promoción. La elección de un buen socio, añade credibilidad al evento y atrae a los clientes leales de la parte colaboradora generando así, un mayor impulso al evento. Además de eso, tener dos marcas implicadas en la organización de un evento siempre lo hace más fácil a la hora de asegurar sponsors. Dos suman más fuerza que uno de solo.

Ubicación Ubicación Ubicación

Lo podemos decir más alto pero no más claro: ubicación, ubicación, ubicación, ubicación, ubicación, ubicación, ubicación, ubicación, ubicación, ubicación, ubicación, ubicación,…

Recuerda que existe un momento y un lugar para cada audiencia, es por eso que el venue del evento debe ser una decisión bien pensada y a poder ser, privilegiada. Es un misterio, pero hay ciertos lugares que simplemente atraen a ciertos tipos de personas así que asegurarte que tu localización está alineada con tu público objetivo.

No te olvides del transporte, la disponibilidad y la proximidad de hoteles y restaurantes, y de todo aquello que pueda necesitar tu público una vez el evento haya terminado: un autobús para volver a casa, una farmacia para comprar Ibuprofenos o una habitación de hotel cercana a la sala del “after party” del evento.

Difunde el mensaje

Los medios de comunicación son el mejor aliado cuando se trata de atraer influencers. De hecho, incluso podrías plantearte elegir una empresa de medios relevante como media partner para el evento. Deberías saber que los influencers con más poder acostumbran a tener índices de egocentrismo altos, gracias al cariño de los medios de comunicación que conscientemente les dedican una parte importante de su tiempo y espacio.

No tengas miedo en iniciar presión mediática, especialmente si ya tienes claro qué nombres “influyentes” constaran en la lista de tu evento. De este modo, empezarás a generar rumores, publicity y expectativas de todo tipo. (¡Qué emocionante!)

Sé tu propio partner mediático

Atención, ¡hoy por hoy todos somos creadores de contenido!

Créeme, debes saber moverte. Crear contenido atractivo y campañas en redes sociales en torno a tu evento puede hacer maravillas en cuanto a la atracción de los early adopters.

Como hemos mencionado anteriormente, si se está hablando de nuevo contenido relevante en su campo, los influencers serán de los primeros en enterarse. Así que no tengas miedo, ve más allá y mándales un tuit a los influencers directamente en Twitter, involúcrate en sus conversaciones entorno a hashtags o mándales un InMail mediante LinkedIn. Deben ver que estás enterado y que estás interesado en que formen parte de tu evento como conocedores y mass-driver.

Conviértelos en ponentes

¿Recuerdas cuando antes hemos mencionado el ego de los influencers? Prueba de darles un micrófono y verás cómo se les iluminan los ojos.

Ofreciendo a los influencers un espacio en la programación del evento, no solo les proporcionarás un chute de autoestima sino que conseguirás que tu evento sea para ellos una experiencia de valor que poder añadir a su marca personal.

Te recomendamos que encajes tus objetivos con sus agendas personales, así será mucho más probable que logren comprometerse. No esperes hasta el último minuto, recuerda que estás utilizando a los influencers para atraer a futuros inversores y legitimadores de tu marca.

Ten aspiraciones altas (y amplias)

La gente es poco fiable. Lo sentimos, pero cuanto antes lo aceptes, mejor. Las plataformas de ticketing online y las redes sociales han convertido el proceso de registro en una brisa pasajera que se percibe pero no se recuerda, especialmente dada nuestra concepción de que una fecha lejana nunca llega.

Nuestra cultura se caracteriza por la mensajería instantánea, que nos permite huir de nuestros compromisos sin ni siquiera dar la cara o tener que hacer una llamada. Bien combinado, estos dos avances tecnológicos han creado la tormenta perfecta de comportamiento poco fiable y aberrante que tan poco soportan los organizadores de eventos.

Se calcula aproximadamente que si el evento es gratis, la tasa de “abandono” gira alrededor del 40%, en el mejor de los casos. Si en cambio hablamos de un evento de pago, la tasa de participación es mucho mayor, pero con un porcentaje más bajo de inscripciones. En este post explicamos 6 maneras de maximizar el engagement y así poder mejorar estos índices de participación.

Desafortunadamente, los influencers son aún más impredecibles. Por lo tanto, te recomendamos que lances una red ancha. ¿Cómo?

Cuando estés determinado los ponentes y lista de invitados VIP, trata de elegir los influencers con el mayor número de seguidores y más comprometidos. No te acontentes y sobretodo, nunca construyas tu evento en torno a un solo ponente líder de la industria. Si esa persona falla, tendrás un montón de personas molestas a las que dar explicaciones.

En lugar de eso, aspira a un buen grupo de líderes de la industria bien organizado. Cuantos más compromisos tengas, más fuertes se convertirán ya que los mismos influencers sentirán la presión de los demás ponentes también líderes. Volvemos con el egocentrismo (sin ofender a nadie)… “si aquel está, yo no puedo ser menos”.

[RECURSO EXTRA]

20 de los influencers más potentes del sector digital español

 

Esperamos que esta publicación haya sido más que útil 😉 ¡No olvidéis dejar vuestros comentarios si tenéis algo que añadir!