Sabemos que a todos nos gusta que llegue este día. El día en el que tu y todos tus compañeros, empleados o jefes salís de la oficina y os encontráis fuera de ella con un objetivo y un enfoque realmente diferente: pasarlo bien y celebrar el fin de un año y dar la bienvenida al siguiente. Pero también sabemos que cuando llega el momento todos tenemos ganas también de desmadrarse y dar a conocer aquella parte personal que dentro de la oficina muchas veces no puedes mostrar.

Pero, ¡ojo! no tienes que perder de vista que aunque tengas ganas de darlo todo en el momento de celebrarlo, que son tus compañeros de trabajo, o empleados o ¡jefes! y que no puedes dar tampoco una imagen equivocada. Ten en cuenta que vas a verlos y vas a tener que continuar trabajando con ellos la semana siguiente. Que seas organizador de eventos, ¡no quiere decir que tu tengas que ser el evento del año de la empresa! Así que, pásalo bien, pero no te pases de la raya, que podría jugar a tu contra. ¡Hacer el ridículo es algo que tienes que evitar a toda costa!

Aquí te damos algunos consejos que deberías de tener en cuenta para que este día salga redondo:

1. Tenerlo todo preparado

No tienes que ponerte nervioso pensando en este día. Tampoco tienes que temer a él. Dejarse llevar siempre es lo que sale mejor. Así que no te agobies. Y el secreto para tenerlo todo controlado, es tenerlo todo preparado, y evitarás que te salgan imprevistos de último momento, como podría ser el hecho de tener más planes aquel mismo día, no tener limpia la camisa que querías llevar o no saber cómo llegar al restaurante de la cena de empresa. Si lo tienes todo programado y controlado con suficiente antelación, ya lo tienes todo ganado. La clave es estar preparado mentalmente, y todo fluirá.

 

2. Ser puntual

Como en todo, ser puntual también es algo importante en esta situación. Calcula el tiempo necesario para prepararte y para llegar donde es el evento, para llegar un ratito antes o clavado justo dentro de la hora acordada con el resto. Esto no solamente va a ayudarte a crear una imagen de persona responsable y coherente, sino que te va ayudar a demostrar al resto que eres una persona entregada y con ganas de estar con el resto durante este rato. Así, tendrás la oportunidad de saludar a todos los otros, a romper el hielo y sobretodo no perderte nada del evento. Siempre quien llega tarde, a parte que muchas veces no se espera, siempre se pierde detalle del momento, y ¡no es nada cómodo!
Por otro lado, si no te apetece ir o sabes que justo el día que han acordado para hacer el evento tienes otros planes que no puedes cambiar de fecha, lo mejor sería que lo comunicaras al resto del equipo, pidiéndoles disculpas y justificandote, y sobretodo, deseándoles que todo vaya genial. La verdad y la sinceridad siempre por delante, te lo agradecerán.

 

3. Decidir el vestuario adecuado

Aquí uno de los grandes dilemas que tienen muchos ante situaciones como estas. ¿Qué tengo que ponerme? ¿Tengo que ir muy arreglado/a? ¿Cómo va a ir el resto? Pues la verdad es que no podemos decirte que no te preocupes por esto, porque es inevitable, y siempre hay la duda de qué llevarán el resto para no parecer el más o el menos arreglado.
Así que nosotros te proponemos que vayas formal, pero no excesivamente arreglado. Evita las grandes joyas, complementos estridentes, colores chillones o ropa excesivamente de lujo o de gala. Tienes que pensar que aunque sea un entorno diferente del de la oficina, no deja de ser un evento profesional, así que no tenemos que dar una imagen equivocada de quiénes somos. Sobretodo, y lo más importante, es que lleves ropa cómoda y de tu estilo, ya que si te pones alguna cosa que no es tu habitual, va a parecer que vayas disfrazado, y este tampoco es el objetivo ¡a no ser que sea una fiesta temática!

 

PRO TIP: Si quieres saber un poco más sobre cómo hacer de tu evento navideño una experiencia única te proponemos que leas este post. Todo sumado va a hacer que este día sea inolvidable.

4. Consume responsablemente

No solamente consumir responsablemente la bebida alcohólica, sino también la comida. Sabemos que todos por Navidad se nos abre el estómago y comemos más de lo que podríamos comer durante todo un mes entero, pero no tienes que quedar tampoco como un glotón o que parezca que llevas días sin comer. Come todo aquello que te apetezca, pero pensando que tiene que haber para el resto y controlándote, sin excesos.

 

 

Por otro lado, y probablemente el protagonista de estos eventos es el alcohol. Tómate tu copita de vino, de cava ¡o las que quieras! Pero, ¡responsablemente! Todos sabemos hasta qué punto podemos llegar, pues este no es el día indicado para sobrepasarlo. ¿No querrás que tus compañeros tengan que acompañarte a casa, verdad? O hacer el ridículo bailando encima de las mesas y diciendo coses fuera de tono. Todos sabemos que lo que empieza así, no suele terminar bien…

 

5. Tener ganas de socializarse

Este día es el momento ideal para socializarte con el resto de los compañeros. ¿Sabes aquel compañero de trabajo que siempre llega antes que ti y que se va antes con el que nunca tienes la oportunidad de hablar? ¿O quizás aquel compañero que tienes al otro lado de la oficina? Pues este día puede ser la gran oportunidad para conocer y darte a conocer al resto del equipo. Seguramente puedes descubrir cosas de ellos que te sorprendan y que de allí surja una gran amistad más allá de la oficina. O quizás algún proyecto en mente que ambos os podéis compaginar para llevarlo a cabo. Es momento de no poner fronteras y abrirte a todos aquellos que comparten mesa contigo: charlar, hablar, reir, preguntar, escuchar, etc.
Es un momento en el que el ambiente será menos profesional y desenfadado y también momento de charlar un poco con todos, hasta con aquellos que te buenas a primeras no te acaban. ¡Y no te olvides de la sonrisa siempre puesta!

 

6. Sé tu mismo

Último consejo y muy importante: sé tu mismo. Tal y como lo escuchas. No tienes porque actuar para parecer que eres otro tipo de persona para encajar o para gustar. No, no y no. Todos somos como somos y sumados somos un gran equipo dentro de una empresa y cada uno, un pilar fundamental para el funcionamiento de esta. Así que déjate de complejos y dejate llevar siendo tu mismo: no tienes que dejar de ser tu para dar una impresión equivocada tuya. Al fin y al cabo, todos te aceptarán tal y como eres, igual que tu a ellos. ¡Y es que es en la diversidad donde se encuentra el éxito!

 

 

Así que ya sabes, si quieres triunfar dentro de este evento, tienes que seguir estos pasos. Y no vale dejarse ninguno. Y ahora, ¡a divertirse con todos tus compañeros! ¡Ah! Y no te olvides de darnos tus consejos para poder ampliar este post. Los leeremos con mucha atención. ¡Gracias!?

 

Otros posts que te pueden interesar: